Aviso: No es posible la entrega en las islas españolas. Gracias por su comprensión.

18 000
clientes satisfechos
Descuento 0%

Su cesta está vacía...

Añada algún producto.

Si tiene dudas, póngase en contacto con nosotros.

Home FAQ Blog Contacto Estado del pedido
Página inicial Blog Afiliación inesperada al club

Afiliación inesperada al club

05.12.2022

No me gustan los viajes nocturnos en avión. Pero a veces los elijo para aprovechar al máximo el tiempo de mis vacaciones. Puedo recuperar la noche perdida durmiendo en la playa después de comer y el mundo es un poco más bonito.

A la vuelta duermo a la medianoche, así que tampoco duermo mucho. El resto del tiempo lo vivo a pleno. Pero jamás olvidaré el último vuelo. Ni lo quiero olvidar. Me di cuenta ya cuando estaba facturando el equipaje. Cuando ella pasó por el detector y activo la alarma.

Se quedó quieta, levantó las manos con gracia a la orden del agente de seguridad y se dejó palpar. Y me di cuenta de que envidiaba las otras manos que la palpaban. Cuerpo delgado, de bellas curvas y ligeramente bronceado, envuelto únicamente en un vestido corto y ceñido a la figura, pero ligero como una telaraña, que deja los hombros al descubierto.

En la cabeza llevaba un sombrero de paja blanco, del que salían mechones de pelo castaño claro. En la marea de turistas pálidos con pantalones cortos, camisetas y sandalias, parecía una revelación.

No podía dejar de mirarla. Nadie parecía acompañarla. Mientras esperaba para subir al avión, me senté para poder verla con claridad.

Mientras los demás miraban sus teléfonos, ella leía un libro. De vez en cuando levantaba la vista y miraba la pantalla con los horarios de salida. Que no haya retrasos, la espera para la salida de las 4 de la mañana es ya interminable.

Cuando levantó la cabeza por tercera vez, nuestras miradas se encontraron y un rayo me atravesó. Era como si hubiera visto antes esos hermosos ojos azules con sus pestañas prominentes y sus líneas de expresión.

Pómulos pronunciados y labios simétricos, sin nada de botox, que hoy está en todas partes. Una belleza natural y madura de 35 años. O quizás 40. Puta madre. Siempre me gustaron las mujeres un poco mayores.

Mis calzones empezaron a cosquillear, creo que me regodeé demasiado. Me miró y entrecerró los ojos como si me midiera. Crucé las pierna para que mis pantalones no delataran mi estado.

Sonrió con una de las comisuras de la boca, con la superioridad de una hembra que acaba de perfumar a un macho distraído. Y bajó los ojos al libro.

Me sentí como un tarado. Estaba muy claro que se había dado cuenta. La puerta se abrió y una procesión empezó a pasar lentamente por el último control, por la manga y hacia el avión.

Me puse en fila obedientemente y en pocos minutos estaba buscando mi asiento. Veintiuno, veintidós, veinte...

Sobresaltado, ni siquiera terminé las palabras en mi cabeza. Estaba sentada en la ventana y me sonreía encantada. Tragué saliva y saludé. Tenía el asiento justo al lado de ella.

Saludé, sintiéndome como un colegial, mientras metía la maleta en el compartimento de equipaje de mano y me dirigía a mi asiento. Parecía divertida.

Aunque normalmente no hablo con nadie durante los vuelos nocturnos y trato de dormirme al menos un momento entre las preguntas de las azafatas, esta vez sabía que no iba a ir tan bien. No con ella al lado mío.

Sobre todo porque el asiento de mi izquierda seguía vacante y se me pasó por la cabeza lo contento que estaría si todo el mundo a mi alrededor pudiera desaparecer por un rato. Tras las clásicas instrucciones, salimos a la pista, los motores tomaron velocidad, la máquina empezó a acelerar y en un momento despegamos.

No me gustan los despegues ni los aterrizajes, la presión no me hace bien. Clavé los dedos en el reposabrazos y miré hacia delante mientras ganábamos altura.

"¿Tienes miedo?" oí mi lado.
“No,” negué con la cabeza, “es que no me gusta la presión.”
“Las presiones son horribles a veces, ¿verdad?” Dijo guiñando.

Así que se había dado cuenta. Afuera estaba saliendo el sol. Las azafatas hicieron su ronda y hubo una pausa. Incliné la cabeza hacia atrás y cerré los ojos. Dormir un rato...

Ella se mantenía delante de mis ojos. Y saber que estaba sentada a mi lado tampoco ayudaba. Sentí un ligero soplo de perfume agradable por la derecha y luego una voz tenue:

"¿No tiene frío? No tengo problema en compartir mi manta, si quiere.”
Afiliación inesperada al club
Abrí los ojos. Antes de que pudiera decir nada, un chal azul claro y oscuro cayó sobre mí. Olía igual que ella. Sensual y tentador. Le di las gracias y sonreí.

Volví a cerrar los ojos y en ese momento sentí que ponía su mano sobre mi rodilla y la apretaba ligeramente. Tragué y asentí, apenas perceptiblemente. Quiero que me toque. Mis ojos se dirigieron al otro lado del pasillo.

Los tres pasajeros tenían la cabeza baja y estaban dormidos. Eran las cinco de la mañana. Puse mi mano bajo el chal y quise hacer lo mismo, pero ella me detuvo. Me retiré. Su mano buscó de nuevo mi muslo derecho.

Y esta vez, lenta pero seguramente, se deslizó hacia arriba. El bulto en los pantalones claramente no la sorprendió. Apretó con los dedos y la palma de la mano lo que encontró, y yo sólo tragué.

Me moví para que le sea más fácil, me desabroché los pantalones y la bragueta con la mano izquierda y me levanté ligeramente.

Lo sacó hábilmente y empezó a masturbarme lenta y suavemente. Estaba sentada con la cabeza hacia atrás, con esos hermosos ojos azules cerrados, y sólo sonreía en silencio. Noté que sus pezones se asomaban a través de su vestido de seda.

Estaba excitada. El miedo a ser descubierto era terrible, pero el deseo de coger era aún mayor. Si pudiese devolverle el favor. Deslizar mis dedos en su conchita seguramente mojada ya, morder esos hermosos pezones, apretarla hacía mí...

“Sé que te estás imaginando cómo me cogerías,” susurró, “no te detengas,” apretó más y aceleró, “como si fuese realidad...”

Estaba tan excitado que me dolían las pelotas. Podía sentir que el final se acercaba. Busqué rápidamente un pañuelo en el bolsillo de mis pantalones para no ensuciar la manta que nos cubría a ambos. El corazón casi se me sale del cuerpo, arqueé la espalda y me mordí el labio para no gemir.

Empecé a disparar. Aflojó su agarre, pero no se detuvo, como si quisiera sacar hasta la última gota de mí. Suspiré intermitentemente y recé para que nadie me oyera.

Sacó la mano de debajo del chal y se olió los dedos. Sonriendo, me guiñó un ojo y me susurró:

“Hueles bien. Y seguro que sabes bien también. Bienvenido al Mile High Club".
"Gracias", dije suavemente, "por todo".

Se limpió rápidamente las manos con una toallita húmeda y me abroché la bragueta justo a tiempo. La azafata ya estaba caminando entre los asientos, y un momento después se oyó por los altavoces un aviso de que debíamos volver a poner los asientos en posición vertical y abrocharnos los cinturones porque íbamos a aterrizar.

No sabía cómo despedirme. Me levanté para darle la maleta y traté de pensar en algo inteligente que decir. Ella agradeció por la maleta y manejó la situación por mí con su natural elegancia:

“Odio las despedidas. Toma esto y vete".

Me apretó algo en la mano y, antes de que pudiera recuperarme, se deslizó entre los asientos y desapareció entre los demás pasajeros que bajaban del avión.

Sabía que no tenía sentido seguirla ahora, así que deliberadamente no la busqué con la mirada en la sala de llegadas. Sólo cuando salí de la terminal y dejé que los rayos del sol de la mañana me bañaran, abrí la palma de la mano.

Había un papel doblado tres veces con un número de teléfono y el nombre de Cathleen. Sí. Las tres primeras letras encajan. Cat.

Gata. Una gata hermosa y madura. Y sería un idiota si no le compensara por su ceremonia de iniciación. Voy a consultarlo con la almohada. Estas vacaciones van a valer la pena.

Autora: Marina Deluca

Blog

Afiliación inesperada al club II

16.01.2023

Un papel con su número de teléfono en la mano, y con él la oportunidad de vivir una experiencia con la que sueñan millones de hombres. ¿Lo usará?

Artículo completo

Anhelando sus orgasmos

23.10.2022

Después se desmontó, se arrodilló frente al sofá y empezó a chupármela, comprendí que necesitaba tiempo para respirar...

Artículo completo

Orgasmo masculino: por qué a veces no funciona y cómo elevar un buen orgasmo a uno increíble

18.05.2022

No puedo acabar, ¿qué puedo hacer? Quiero tener un mejor orgasmo, ¿cómo hacerlo?

Artículo completo

¿Necesita ayuda?

Llámenos. Estamos dispuestos a responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre nuestros productos.

Enviar una consulta

Nosotros y nuestros socios necesitamos su consentimiento para utilizar cookies que nos permitan analizar el tráfico, evaluar y personalizar los anuncios. Para dar su consentimiento, pinche el botón “OK”.

Rechazar opcionales Configuración OK