18 000
clientes satisfechos
Descuento 0%

Su cesta está vacía...

Añada algún producto.

Si tiene dudas, póngase en contacto con nosotros.

Home FAQ Blog Contacto Estado de la orden
Página inicial Blog La Jefa II.

La Jefa II.

20.04.2022

“¡Adelante!”

Ese tono serio me sorprendió. Es como si la conversación telefónica de anoche nunca hubiera ocurrido. Probablemente se ha dado cuenta de que jadeó demasiado y quiere restablecer el equilibrio. Bueno, nada. Vamos a ver. Abrí la puerta y saludé. Estaba sentada en su escritorio con una blusa blanca ajustada con los botones de arriba casualmente desabrochados, mostrando claramente un hermoso escote.

"Buenos días, Max, siéntate", dijo sin levantar la vista del portátil. Me senté en una silla en el extremo opuesto de su escritorio.

"He vuelto a mirar el informe de ayer". Por fin levantó la vista hacia mí.

"Probablemente no debería decirte esto, pero hace mucho que no veía un trabajo tan meticuloso.  Es muy bueno.“

Bueno es el promedio. Pero yo soy cualquier cosa, menos promedio.
La Jefa II.
"Gracias, me alegro de que esté contento, señora directora", sonreí al escuchar la alocución que no usamos en la empresa, y enseguida me volví neutral para no confundir la cortesía con la adulancia.

Sus pupilas se estrecharon en un instante: "Pero también encontré algunas discrepancias con el plan original. En particular, se sobrepasa el límite de los plazos. Es cierto que no es nada importante, pero aun así me gustaría saber por qué has tardado tanto en trabajar en el último proyecto que se te encomendó. Era un proyecto estándar, de los que, por lo que sé, has hecho docenas. ¿Te sientes agotado, necesitas descansar?"

Eso es. Cómo explicarle que en su presencia tengo que concentrar toda mi energía en no tener sus hermosas tetas bailando delante de mis ojos y todo lo podría hacer con ellas y su dueña.

Decidí pisar el hielo delgado: "No me siento agotado, Joanna, al contrario. Últimamente tengo mucha energía. Pero por desgracia me dejo llevar demasiado por la fantasía.”

Claramente la intrigó: “¿Fantasía? ¿En qué sentido?”

Miré como a la distancia por encima de su hombro izquierdo: "En el sentido de que en lugar de ver la popa del barco frente a mí, veo una falda ajustada y las gráciles curvas de una mujer debajo. En lugar de ver el arco que sobresale hacia adelante, veo las puntas de los pezones de una mujer. " 

Me fijé en sus ojos: "Y en lugar de oler los paneles de madera y el olor del mar, siento a Chanel".

Inclinó ligeramente la cabeza hacia un lado: "¿Te distraigo en el trabajo?"

“Bastante, pero también me inspira.”

"Me alegro mucho", sonrió dulcemente, "¿y cuál era la idea que mencionaste ayer?". Se levantó de su silla, rodeó la mesa y se puso al lado de mi silla. Me giré hacia ella de modo que su escote, peligrosamente abultado, quedó a centímetros de mi cara.

Tomé aire y miré sus ojos verdes gatunos. Tres segundos de silencio que podían cortarse con un cuchillo. Entonces me incliné ligeramente hacia su pezón izquierdo, me detuve justo delante de él, y le saludé con un largo y cálido aliento. Reaccionó inmediatamente y trató de atravesar su corpiño y su blusa.

Joanna tragó saliva. Con mi mano izquierda toqué su pierna justo por debajo del dobladillo de la falda y la agarré justo por encima de la rodilla. Ella no se movió. Pasé la palma de la mano lentamente hacia arriba y toqué las ligas. Sospeché que las llevaba, pero aun así me excitó muchísimo. Y lo que descubrí después me excitó aún más.

No tenía bragas. Esa zorra... Joana me revolvió el pelo y tiró suavemente de mí contra ella. Tomé su pezón entre mis dientes y lo apreté suavemente.

Ella gimió suavemente. Me levanté de la silla, tiré de su cabeza y me agarré a su labio superior. Mientras yo levantaba su falda sin hasta la cintura y mi mano derecha desabrochaba su blusa, que se deslizó libremente hasta el suelo, Joana comenzó a desabrochar mi pantalón. Fue difícil, estaba casi a reventar. La ayudé y dejé que mi poronga saliera disparada justo en su palma. Lo agarró con fuerza como un predador sujeta a su presa. Oh, no. Ahora el que manda soy yo. En cada situación.

Aparté su mano, agarré sus dos delgadas muñecas con una mano y me arrodillé. Enterré mi nariz en su regazo y aspiré su aroma. Una argollita hermosa, dulce, completamente afeitada con jugosos capullos asomándose. Me acurruqué a ella y comencé a besarla. Le agarré el culo con la mano libre y tiré rítmicamente de él hacia mí. Joanna gimió suavemente. Pasé mi lengua entre sus espirales y volví a subir. Y volví a chupar. Joanna abrió las piernas.
 
“Te. Quiero. Adentro mío,” respiró intermitentemente. “¡Poséeme!”

Cómo me gustaría hacer que ruegue. Pero ahora no puedo. Tengo muchas ganas de culearla. Me levanté y, todavía con sus manos entre las mías, la llevé a la mesa. Empujé la pila de papeles a un lado, la levanté con una mano y la puse sobre el escritorio. Le solté las manos para que pudiera inclinarse hacia atrás y separar las piernas, y puse la punta de mi chota justo en la boca de su coño. Subí y baje por el clítoris y Joanna gimió.

Vamos. La penetré de un solo golpe. Me envolvió con sus piernas y me mordió la barbilla. Así es... Sí que lo necesitas, chica. Y lo vas a tener. La empalé sobre mí mismo y la levanté de la mesa.

Caminé un poco más hacia el sillón, me arrodillé y puse suavemente a Joana sobre él. Con una de sus piernas hacia abajo, y la otra con un tacón de aguja enredado en mi cadera, empecé a cogerla con ganas. Me clavó las uñas en el culo y garchó como una loca. A este ritmo no voy a poder aguantar mucho. Me quedé bien adentro, tiré de su pelvis encima de mí y empecé a dar vueltas lentamente en su interior. Joanna gimió suavemente.

Sí que sabe disfrutar. Salí de ella. Apoyado en el codo, liberé sus preciosas tetas del corpiño con mi mano libre y comencé a sobarlas y chuparlas una a una. En turnos para que no se pongan celosas. Los pezones de color rosa oscuro hinchados hasta la dureza de pepitas de cereza brotaron bajo las vibraciones de mi lengua. Hermosas tetas. Firmes en su justa medida, con hermosas areolas sobresalientes, suplicando que las chupen.
La Jefa II.
Joanna gimió: “Te quiero desde atrás...”
 
Esta es una oferta que no se rechaza. Me levanté y Joanna se puso a cuatro patas en un instante. Levantó su maravilloso y firme culo hacia mí en sus ligas. Algo divino de ver. Entré y sólo hizo un chisporroteo. Joanna solo suspiraba. La tomé firmemente de las caderas y empecé a empujar como un pistón bien engrasado.

Joanna empezó a frotarse el clítoris y en unos instantes estaba respirando de forma errática y arqueando la espalda. Mis pelotas empezaron a vibrar. No puedo acabar. Todavía no. Te voy a hacer acabar a ti, zorra hermosa. Justo cuando pensaba eso, Joanna se sujetó del respaldo del sillón y gritó. Sentí las rítmicas contracciones de su argolla y apreté los dientes. Cuando sonó el último acorde de su orgasmo, Joana sonrió y se dio la vuelta. Se sentó y me tomó en su boca.

Me agarró los huevos y tiró suavemente. Acarició la brida con su lengua, chupó y sacudió suavemente con su mano libre para que mis piernas empezaron a temblar. Esto es lo que quería. Lo que había soñado. Tomé su cabeza entre mis manos y marqué suavemente el ritmo. Hermosa boca. Mis pelotas empezaron a retraerse en mi cuerpo. Quise empujar suavemente a Joanna para que supiera que iba a acabar. No me dejó. Me soló las pelotas, me agarró del culo y levantó los ojos. Lo está esperando...

Levanté la cabeza y fue como una explosión. Gemí y empecé a chorrear. Siguió mamando, tragando una dosis tras otra.

Chupó las últimas gotas de mi chota y me dio un suave beso con ella: "Nada como un desayuno caliente", se rió, tirando de un mechón de pelo, "¿quieres un café?". La miré fijamente, con la boca abierta.

“Mejor algo frío, gracias,” dije.

"De acuerdo". Se levantó, volvió a meter sus preciosos cuádriceps en el sujetador, se bajó la falda hasta las rodillas y se pasó las manos ligeramente por las caderas. “¿Bien”

“¿Bien? ¡Excelente!”

"¿Estás hablando de mi aspecto o de nuestra reunión matutina?"

"Sobre ambos", sonreí, "así es como debería empezar todo buen día".

"No sé si todos los días, pero me sí que me gustaría celebrar de esta manera la finalización de cada proyecto. ¿Cuándo terminamos el próximo?”

Autor: Alessandro Rossi

¿No has leído la primera parte de nosotros relato? Lo encontrarás aqui: La jefa de mi sueños

Blog

Masaje del pene: Cómo llevar a la pareja al umbral del placer

14.02.2022

¿Cómo y por qué masajear el pene? ¿Qué beneficios tiene el masaje de pene y por qué?

Artículo completo

Sí, mi señora

31.01.2022

...sentí una ligera sensación de hormigueo y luego una oleada de calor.
“¿Listo?”
"Sí, mi señora," 

Artículo completo

La jefa de mi sueños

20.08.2021

«Bueno, eso es lo que tenemos por hoy» Envié el informe, cerré de golpe el portátil y me dirigí al baño. La alcachofa de la ducha silbó y las primeras gotas salpicaron el suelo. Me quité la ropa y me metí en la ducha. Bajo los chorros de agua tibia, 

Artículo completo

¿Necesita ayuda?

Llámenos. Estamos dispuestos a responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre nuestros productos.

Enviar una consulta

Nosotros y nuestros socios necesitamos su consentimiento para utilizar cookies que nos permitan analizar el tráfico, evaluar y personalizar los anuncios. Para dar su consentimiento, pinche el botón “OK”.

Rechazar opcionales Configuración OK