18 000
clientes satisfechos

Su cesta está vacía...

Añada algún producto.

Si tiene dudas, póngase en contacto con nosotros.

Home FAQ Blog Contacto Estado de la orden
Página inicial Blog La que entiende

La que entiende

20.06.2022

Las cosas no estaban bien. Para nada. Cada día me sentía más nervioso y enojado. Me di cuenta de que si no quería explotar y destruir todo lo que me importaba, tenía que hacer algo. 

Ya habían pasado dos meses desde la separación con Irena y todavía no había salido de casa. No me atraía ninguna de las chicas con las que había dormido en su momento y que podía llamar. Quiero a alguien nuevo.

Alguien con quien no tenga que jugar. Y lo quiero ahora. Así que nada de juegos largos, ni de seducción, ni de cháchara. Quiero una profesional. Encendí la portátil y empecé a buscar. Un desfile de chicas de plástico con tetas artificiales.

Nada para mí. Estaba a punto de cerrar el ordenador con fastidio cuando me vi un anuncio en la esquina que era diferente. En lugar de desnudos, vi una camiseta que cubría unas tetas naturales grandes con la leyenda “La que entiende”, seguida de un número de teléfono. Me intrigó.

Marqué el número y al cabo de un rato, oí una voz femenina grave: “¿En qué puedo ayudarte?”

“La que entiende?” Dije sobresaltado, “hola.”

Acordamos las condiciones y dos horas más tarde estaba tocando el timbre de una modesta casa de paredes blancas con un pequeño y cuidado jardín en el frente. Después de anunciarme, se oyó un zumbido y pude entrar en el patio delantero y unos segundos después en la casa.

Ella bajó las escaleras hasta el vestíbulo y yo tragué saliva al verla. Una larga melena negra que enmarcaba el escote de un vestido rojo envolvente que abrazaba unas curvas de reloj de arena perfectas. Tenía unos 35 años. Una mujer hermosa y madura.

Sentí un cosquilleo. A ella sólo le hizo falta un vistazo para entender. Sonrió y me hizo un gesto con la cabeza para que la siguiera arriba. En el dormitorio, señaló la puerta de cristal sin decir nada. Me metí obedientemente en el baño y me limpié.

Cuando volví, las ventanas estaban oscurecidas y había una luz agradable y cálida que salía de los bordes de la cama gigante en la esquina de la habitación. Me acerqué a ella y le pasé la mano por su pelo, flexible y suave.

Pasé mi mano por su cuello hasta su escote y apreté su pecho izquierdo con suavidad. Era firme, suave, con una areola grande y clara y un pezón como una cereza. Me dieron unas ganas tremendas de garchar.

Yo mismo me sorprendí, pero no pude evitarlo. Empezó a desabrocharme los pantalones mientras yo desataba el lazo de su vestido. Se abrió y, de repente, ella estaba desnuda frente a mí.

Hermosos pechos maduros todavía firmes sobre un vientre plano, excepto por una estrecha línea en el bajo vientre y unos muslos llenos y firmes.

Ni siquiera sé cómo me había quitado la ropa. Todo lo que sentí en ese momento fue un terrible deseo de jugar con esas tetas. Las agarré, me incliné y lamí un pezón a la vez, tomándolos en mi boca y haciéndolos bailar con mi lengua.
La que entiende
Gruñó, me pasó las manos por el pelo y me atrajo hacia su seno para que me enterrara literalmente entre sus tetas. Me puso la mano en el hombro y me desplomé de espaldas en la cama, ella a horcajadas sobre mí. Se inclinó hacia delante y puso sus pechos justo delante de mi cara.

Abrí la boca y dejé que ella dirigiera su teta izquierda hacia mi boca. Empecé a lamer y chupar una y a amasar la otra. Cerré los ojos.

Me acarició el pelo y tarareó algo suavemente. Se bajo de mí y me dejó seguir jugando tumbada de lado. Pasó su mano por mi estómago y comenzó a pajearme lentamente. Yo estaba a punto caramelo. Me turné para acariciar, amasar y morder suavemente cada una de sus tetas.

Ella empezó a gemir suavemente y a masturbarme más rápido. Cuanto más apretaba mi verga, más fuerte le chupaba los pezones. Mis pelotas estaban llenas a reventar, mi estómago estaba mojado con gotas pegajosas de deseo y empecé a vibrar.

Gruñí suavemente y chupé su teta izquierda tan fuerte como pude. Ella gimió como un animal herido y comenzó a temblar. Puse los ojos en blanco y luego exploté.

Tardó un rato hasta que las estrellas dejaron de bailar frente a mis ojos. Entonces me asusté y le pregunté si la había ofendido. Sonrió y negó con la cabeza: “No. Por el contrario.“

Me quedé mirándola unos segundos, sin comprender, y entonces me di cuenta. Ella había tenido un orgasmo. Había hecho acabar a una profesional. ¿Pero así?

“¿Sabes?” Dijo, “hasta ahora, era yo la única que entendía a los demás. Pero hoy me descubrí algo sobre mí misma. Gracias a ti. Gracias".

Tragué saliva. Yo también descubrí algo. Quería culear, pero lo que necesitaba y necesito es algo distinto. Y ella lo había revelado.

“¿Puedo volver algún día para recibir más cuidados?”

"Siempre haré tiempo para ti".

Autora: Marina Deluca

Blog

Incompatibilidad anatómica

24.05.2022

¿Pene pequeño y vagina grande? ¿Vagina poco profunda y pene demasiado grande?

Artículo completo

Seré tu juguete

09.05.2022

"No lo digas dos veces o verás cómo te ato a la cama y... Espera, ¿estoy entendiendo bien, que quieres que te use como mi juguete?"

Artículo completo

Los dedos de un pianista

28.03.2022

Le sujeté la cabeza y lo apreté contra mí. Lo quiero. Ahora mismo. O me vuelvo loca.

Artículo completo

¿Necesita ayuda?

Llámenos. Estamos dispuestos a responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre nuestros productos.

Enviar una consulta

Nosotros y nuestros socios necesitamos su consentimiento para utilizar cookies que nos permitan analizar el tráfico, evaluar y personalizar los anuncios. Para dar su consentimiento, pinche el botón “OK”.

Rechazar opcionales Configuración OK