18 000
clientes satisfechos
Descuento 0%

Su cesta está vacía...

Añada algún producto.

Si tiene dudas, póngase en contacto con nosotros.

Home FAQ Blog Contacto Estado de la orden
Página inicial Blog Los dedos de un pianista

Los dedos de un pianista

28.03.2022

Ese verano fue muy caluroso, con las aceras calientes y vacías. Los que podían, se escondían del calor del sol y salían recién al atardecer. Estaba sentada en una silla de mimbre en medio del jardín, a la sombra de un viejo cerezo, intentando meterme en la cabeza las preguntas del examen final.

Mis pensamientos iban en todas direcciones y el zumbido de las abejas era un desagradable recordatorio de mi propia incapacidad para concentrarme en lo que estaba leyendo, y mucho menos para mantener algo en mi cabeza.

Apoyé mis pies descalzos en la cesta volcada, me bajé un poco más en la silla y moví mi larga y suelta falda para exponer mis piernas completamente al sol. Si voy a estar hueca, por lo menos voy a tener un buen bronceado; aunque esto difícilmente me ayudará frente a la comisión del examen.

Molesta, me levanté a hacer otra jarra de limonada casera de pepino con menta, limón y mucho hielo. Justo cuando recogí la jarra vacía de la mesa y me dirigía hacia la casa, los familiares acordes del Verano de Vivaldi llegaron desde la ventana abierta de par en par del segundo piso de la casa de enfrente. Los dedos de alguien bailaban a un ritmo frenético sobre las teclas con una facilidad casi indigna con este calor.

La semana anterior había visto furgonetas de mudanza en frente de la casa y desde una de ellas vi cómo descargaban un piano cola en una oruga especial, y junto a esta caminaba nerviosos hombre alto, delgado y de pelo oscuro, con barba ligeramente encanecida, que calculo no tenía más de 35 años.

¿Era él el que estaba tocando? La idea de que él estaba tocando esa hermosa y difícil pieza me aceleró el corazón, y empecé a imaginar sus dedos por todo mi cuerpo; esos dedos deben ser muy ágiles.

Y ese ritmo... Mierda, ¿por qué siempre me pongo tan cachonda cuando tengo que estudiar? Ya no me bastan ni cuatro orgasmos al día. ¡Hasta el vibrador trata de esconderse ya! ¿Qué tal si voy a conocer a mi nuevo vecino y mi distraigo un poco? ¿Pero con qué excusa? Cerezas, se me ocurrió.

Volví a poner la jarra sobre la mesa, cogí la cesta de mimbre de debajo del árbol y en unos instantes la había llenado hasta la mitad con jugosas cerezas maduras. Me quité la pinza del pelo y sacudí la cabeza, dejando que los mechones ondulados de mi larga melena pelirroja se extendieran por mi espalda. Me dirigí con determinación hacia el portón.
Los dedos de un pianista
Para mi sorpresa, no sólo el portón no estaba cerrado, sino que la puerta de la casa también estaba entreabierta. Me deslicé hacia el interior y subí la amplia escalera, bordeada con una enorme barandilla de madera, irresistiblemente atraída por el inquietante sonido del piano.

Me detuve entre las puertas que daban acceso a una luminosa sala con suelo de parqué de roble, en donde solo estaban el piano de cola, un taburete y Él. Me quedé en silencio, esperando a que terminara, agarrando la cesta con cerezas como si fuese un melón. La última nota sonó.

Él se dio vuelta lentamente y sonrió:

"Esperaba que vinieras. Me preguntaba si te gusta la música, ya que te gusta tamborilear con los dedos en los brazos de esa silla de mimbre en la que te sientas en el jardín mientras lees."

Me quedé anonadada. Él me conoce. Me mira. Y me observa. Se levantó y caminó hacia mí:

" Perdón, aún no me he presentado. Hola. Me llamo Ludwig, como Beethoven,“ y me hizo un guiño socarrón.

“Mucho gusto. Hola. soy Klára.“

“Hermoso nombre. Y te queda muy bien. ¿Cómo sabías, Clara, que hoy tenía ganas de algo tan refrescante y jugoso? Me refiero, por supuesto, a las cerezas."

Alrededor de sus ojos azul oscuro hay abanicos de arrugas incipientes, dientes perfectamente rectos y un labio inferior que mordería en un santiamén.

“Las puede comer ahora, si le apetece.”

“¿En serio? Ni te imaginas cómo me apetece. Máxime cuando me imagino que las recogiste con tus propias manos. Ayer a la mañana te vi cuando abrí las ventanas y no puede dejar de mirarte. ¿Siempre subes la escalera con una falda larga? ¿No tienes miedo de que se te enganche?“

“Hasta ahora nunca me pasó, pero no descarto que suceda pronto.“

“Me apetece... una copa de whisky. ¿Me acompañas? ¿Para celebrar que nos hemos conocido?“

“Sí, por qué no. Necesito relajarme un poco.“

“Me alegra mucho. ¿Puedo?“ Dijo y tomó la cesta.

“Gracias. Son hermosas y las más oscuras tienen el color de tus labios. Seguro que son las más dulces. ¿Vamos?”

Poco después, observé desde un gigantesco sillón antiguo cómo rellenaba mi tercer vaso. El líquido dorado fluía por mis venas y un agradable calor se extendía por mi cuerpo. Hablamos de muchas cosas en menos de una hora, y me sorprendió lo divertido que era Ludwig, y también encantador. Creo que me quedé mirándolo por demasiado tiempo, porque se acercó y me tomó de la mano con la que sostenía la copa.

“Estás muy caliente. ¿Puedes hacerlo mejor?”

Se inclinó lentamente hacia mí para darme la oportunidad de retroceder. Pero no pude. Esperaba mucho este momento. Me besó la comisura de la boca con los labios suavemente separados. Sentí el profundo aroma de Dior Sauvage y un agradable escalofrío me recorrió la espalda. Apreté su labio inferior entre los míos y empezamos a besarnos como locos.

Me sujetó por la nuca con una mano y me pasó el borde del meñique de la otra por el esternón. Se detuvo en el medio y luego se dirigió hacia el pecho izquierdo y lo apretó suavemente. Mis pezones se hincharon inmediatamente hasta el tamaño de los huesos de las cerezas.

Me bajó la camiseta, apretó mis firmes cuádriceps con ambas manos, bajó la cabeza y los besó. Le sujeté la cabeza y lo apreté contra mí. Lo quiero. Ahora mismo. O me vuelvo loca.

Mientras él jugaba con mi pezón izquierdo con sus labios y su lengua, yo desabrochaba los botones de su camisa. Levantó la cabeza y empezó a besarme de manera que nuestras lenguas se entrelazaron. En ese momento, el aroma y el sabor del whisky eran como el más dulce néctar.

El enorme bulto de mis pantalones me dificultó desabrocharlos, pero él me ayudó, y aún así consiguió levantarme la falda y tumbarme en el salón. ¿Cómo diablos puede hacer eso? Permaneció arrodillado entre mis muslos bronceados y abiertos.

Y entonces lo vi. Estaba justo delante de mí. Una majestuosa estaca de increíble grosor, con la bellota más grande que jamás había visto, y una gota brillante en el centro. Mis ojos se abrieron de par en par, sorprendidos, y él sonrió:

“Ya sé. No tengas miedo. Te voy a preparar bien para que no te duela.”

Se tumbó de lado junto a mí, deslizó su rodilla entre las mías y empezó a colmarme de suaves besos en el cuello, pasando la punta de su lengua por mi yugular. Pasó la palma de la mano por mi vientre, sus dedos tamborilearon ligeramente sobre la prominencia de mi perfectamente afeitado montículo de Venus, recorrió suavemente mi clítoris y probó suavemente uno y luego dos dedos para ver si podía entrar.

Se deslizaron con facilidad, lo que le complació visiblemente, y comenzó a moverlos hacia dentro y hacia fuera ligeramente, mientras que con el pulgar volvía a mi clítoris y lo acariciaba rítmicamente, Siempre presionando ligeramente desde la izquierda. Sabe lo que hace. Luego se detuvo unos segundos sin que sus largos y delgados dedos abandonaran su territorio conquistado. Gimoteé y fui a por ellos. Sonrió divertido.

Cambió el movimiento, por un momento empujó rítmicamente en la pared superior con ambos dedos alternativamente, luego comenzó a hacer un gesto con los dedos como si le estuviera haciendo señas a alguien para que se acerque.

Con la palma de su otra mano presionó ligeramente mi estómago en dirección a mis piernas, que empezaron a temblar incontroladamente. Todavía no había descubierto ese punto con un vibrador curvo, creo...
Los dedos de un pianista
Eché la cabeza hacia atrás y gemí. Este tipo es un virtuoso. Entonces levanté la cabeza para decirle lo maravilloso que era. Ni siquiera tuve tiempo de respirar antes de que Ludwig separara sus dedos. Salió lentamente de mí y presionó contra las puntas de mi pubis a ambos lados. En un instante, sentí que tenía una chota gigante dentro de mí.

“¿Estás lista?” murmulló, otra vez con esa mirada de zorro.
“Sí... ¡Sí! ¡Te quiero adentro mío ya!”

Se puso serio y me miró a los ojos. Se movió con gracia entre mis muslos bien abiertos. Se levantó sobre sus manos, dejó que encontrara su propio camino, y lentamente, milímetro a milímetro, comenzó a penetrarme. Estaba hermosamente duro. Y un verdadero gigante.

Podía sentirlo en el fondo, como si quisiera perforar mi vientre. Y volvió a salir despacio. Y de nuevo. No dejaba de observarme con los brazos levantados. Observaba cada pequeño movimiento de mi cara. Lo agarré por las nalgas.

"Lo estás sintiendo", se rió, "lo tienes". Aceleró el ritmo.

Cambiaba continuamente el ángulo de penetración, como si estuviera decidido a explorar todos los rincones que mi cuerpo podía ofrecer. Se inclinó hacia atrás con una mano y deslizó los dedos de la otra, aún húmedos con mis jugos, en mi boca y empecé a chuparlos. Tenía dos agujeros llenos y sentía una energía increíble, como si una corriente eléctrica estuviese pasando dentro de mí.

No sabía hasta ahora lo maravillosa que podía ser la mezcla de placer y dolor. No sé cuánto duró, si sólo gemía suavemente o gritaba. Sólo podía sentir su intenso perfume, el calor que corría por mis venas y el hecho de estar completamente llena de su perfecta chota. Es como si estuviese atravesando por completo.  Apretada en una tumbona, vistiendo su firme cuerpo con el aroma animal del ambroxán.

Le clavé las uñas en la espalda y, al mismo tiempo, sentí cómo su cuerpo se agitaba y bombeaba dosis de semen dentro de mí con un poderoso empujón. Entonces sentí otra explosión. Los golpes de su pija monstruosa junto con los últimos empujones profundos casi me mandan a la luna y acabé como nunca antes lo había hecho.

"Lo siento", me susurró al oído, “debería haberte esperado. Pero eres tan hermosa que no pude aguantar más."

"Tonto", jadeé, "fui yo quien tuvo que trabajar para contenerme. Es tan increíble que quería retrasarlo."

“¿Tu orgasmo?” Preguntó confuso.

 “Sí. No puedo hacerlo dos veces seguidas.”

“¿En serio?” Dijo sorprendido. “Entonces voy a tener que enseñarte, porque mis dedos y el de ahí abajo tienen una opinión completamente distinta. ¿Otra copa de whisky?”
 

 Autora: Marina Deluca

Blog

Masaje del pene: Cómo llevar a la pareja al umbral del placer

14.02.2022

¿Cómo y por qué masajear el pene? ¿Qué beneficios tiene el masaje de pene y por qué?

Artículo completo

Doble acción remota

21.12.2021

Ella quería derretirse como la miel. Lentamente, poco a poco. Annie sacó la cuchara caliente, sopló ligeramente sobre ella y se la metió en la boca. Caliente y dulce, es una pena desperdiciar el calor.

Artículo completo

Diosa de las mamadas

13.10.2021

Le rellenó el vaso: «Exactamente. Descríbeme, por ejemplo, tu última acción. Y no escatima en detalles. Tenemos mucho tiempo, y yo tengo mucho vino».

Artículo completo

¿Necesita ayuda?

Llámenos. Estamos dispuestos a responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre nuestros productos.

Enviar una consulta

Nosotros y nuestros socios necesitamos su consentimiento para utilizar cookies que nos permitan analizar el tráfico, evaluar y personalizar los anuncios. Para dar su consentimiento, pinche el botón “OK”.

Rechazar opcionales Configuración OK