18 000
clientes satisfechos
Descuento 0%

Su cesta está vacía...

Añada algún producto.

Si tiene dudas, póngase en contacto con nosotros.

Home FAQ Blog Contacto Estado de la orden
Página inicial Blog Sí, mi señora

Sí, mi señora

31.01.2022

Ser un tipo duro por fuera es muy difícil. Especialmente cuando por dentro uno es sensible como un nervio dental expuesto. Nadie, absolutamente ninguna de los cientos de personas a las que dirijo, puede adivinar nada. Y la familia, ni hablar. No lo entenderían. Ella sí entiende. Gracias a Dios que la tengo. Mi Ama.

“¿Listo?”

“Sí, mi señora.”

Me arrodillé con la cabeza gacha y las palmas de las manos sobre las rodillas al borde de una cama de metal cubierta con una colcha roja en una mazmorra de piedra poco iluminada.  Si tuviese permitido levantar la cabeza, habría visto unas botas de laca negra sobre altos tacos acercándose lentamente a mí desde la puerta. Se detienen justo frente a mí. No me atrevo a mirar hacia arriba.

"¿Cuáles han sido tus pecados desde nuestro último encuentro?", Dijo con su voz alta y firme.

"Lo hice", tragué saliva, "pensando en ti, mi señora".

"¡¿Cómo es que rompiste la prohibición?!" Preguntó con frialdad, y escuché el látigo silbar en el aire sobre mi cabeza. Bajé la cabeza anticipando el golpe.

"Estaba muy ansioso de nuestra lección y necesitaba relajarme y '" no terminé porque la Señora me interrumpió:

"Sí, lo necesitabas... Todo lo que necesitas es un castigo por tu desobediencia. Ruégame.”

"Sí, señora, gracias, señora. Por favor, por favor, castígueme".

"Levanta tu cabeza."

Obedecí. Sus blancos muslos brillaban por encima de las botas altas y sobre ellos un corsé rojo con una cremallera en el frente. Por encima de un escote relleno hasta reventar brillaba la severa expresión de sus acerados ojos azules. Y un látigo en la mano.

"Levanta las manos", ordenó, golpeando el dorso de mi látigo contra el dorso de mi mano, "las palmas hacia arriba".

Obedecí y recibí un golpe en ambas palmas. Dolió como el mismo demonio.
Sí, mi señora
"Gracias mi Señora."

"Bájate los pantalones hasta las rodillas, ponte a cuatro patas y levanta el culo".

Obedecí la orden. Me dejó en esta posición incómoda, mirándome en silencio. Entonces sentí su palma en mi nalga derecha. Apretaba y soltaba con pericia. Y luego abofeteó tentativamente. Y después una vez más, más fuerte.

“Lindo culito,” dijo satisfecha, “veamos lo que aguanta. Voy a dejar el látigo y voy a buscar algo distinto para ti.”

Oí a los tacones alejarse y no me atreví a mirar. En un instante, los tacones volvieron. Sentí una ligera excitación. Él está tramando algo. ¿Pero que? Unas suaves tiras recorrieron mis nalgas.

"Seguro de que sabes lo que sucederá. Espero que estés ansioso de tu castigo. Pero no es suficiente con reprimendas. Abre los cachetes.”

Me entró el pánico. No... no me atrevía a desobedecer. Sentí el frío del gel lubricante, y luego algo duro y frío, centímetro a centímetro, se abrió paso hacia adentro. Nunca había tenido esto antes... Me sacudí cuando ella insertó el tapón anal curvo el tope.

"No te muevas que va a ser peor", dijo la Señora con los dientes apretados, "no solo tengo reprimendas en mi mano".

Me di cuenta de que lo que tenía en la otra mano era un control remoto, porque el tapón comenzó a vibrar suavemente por dentro.

“Así que te pajeaste cuando yo te lo había prohibido. Ahora te ordeno que hagas lo contrario. Probarás tu propia medicina. Pero un poco distinto. Te vas a pajear al ritmo que voy a mostrarte en el culo. Un movimiento suave significa que tienes que moverte solo sobre la cabeza. Uno fuerte, y vas hasta abajo. ¿Está claro?”

“Sí, mi Señora.”

“Y para que no te sea tan fácil, no puedes acabar hasta que yo te deje. Si acabas antes, recibirás otro castigo, ¿entiendes?”

"Entiendo, mi Señora."

"Aquí tienes el gel", arrojó la botella a la cama, "ponte bastante". Luego levántate y apoya una mano en la pared. Quiero una vista desde un lado."

La idea de que me observaría durante el castigo me excitó todavía más. Tan pronto como unté un poco de gel en la cabeza hinchada, sentí una ligera sensación de hormigueo y luego una oleada de calor.

“¿Listo?”

"Sí, mi señora," respiré.

El vibrador me estimuló de tal manera que creí que no me haría falta pajearme para acabar. Hasta ahora, no tenía idea lo que era la estimulación de la próstata, nunca se me había ocurrido meterme nada en el ojete. Pero mi verga estaba firme como una vela y la tensión era puro tormento.

"Vamos."

Una vibración suave. Apoyé mi mano izquierda contra la pared. Saqué el prepucio hasta la mitad y de nuevo hacia atrás. Y otra vez. Y otra vez.

"¡Agárralo bien!" Ordenó, y el golpe fue más fuerte. Tiré hasta atrás.

“¿Cómo me imaginaste?” Vibración suave, “cuéntame,” dijo. “¿Me garchabas tú o yo te garchaba?”

"Tú a mí, Señora".

"¿Cómo? Descríbelo," golpeó duro, “y no guardes los detalles." Golpe.

"Estaba sentada en mi cara." Una suave cachetada en las nalgas. “Me ahogaba, señora.” Cachetada. “Estaba mojada.” Una buena cachetada en el mismo lugar. Empezó a arder.

"Eso suena interesante, adelante".
Sí, mi señora
"Lo apretaba hasta que dolió", ¡bofetada! "La chupaba". "Y... y... me tiraba de las pelotas."

Cachetada desde la izquierda. Cachetada desde la derecha. Volví a ver la escena. Cómo contenía el aliento mientras ella trataba de arrancarlo. Lo solté para no acabar y mi Señora se dio cuenta. En rápida sucesión recibí tres fuertes golpes en ambas nalgas.

“Vamos, no te detengas,” gritó, “¡estrújalo!

Mordí mi labio dolorosamente. Todavía no puedo Todavía no. ¡Cachetada!

"Diez...", empezó a contar, "nueve, ocho, siete, seis, cinco, cuatro..." y con cada número una reprimenda aterrizaba en un lado de mi culo mientras mis piernas empezaban a temblar.

“Ya no puedo....”

“¡Vas a aguantar!” Gritó.

Se me oscureció la vista. Contuve la respiración. El vibrador se detuvo y también las cachetadas.

"Vuélvete hacia mí", ordenó, "levanta ambas manos y mírame".

Obedecí. Lo que vi fue increíble. La cremallera del vestido rojo estaba entreabierta, dejando al descubierto el regazo perfectamente afeitado de mi Señora.

"Arrodíllate frente a mí", ordenó, "y mantén las manos en alto. No te atrevas a moverte y hacer nada".

Hice lo que ordenó. Apenas caí de rodillas, me di cuenta de cuánto me dolía el culo.

"Muy bien", dijo ella y presionó el control remoto. El vibrador empezó a hacer su trabajo de nuevo, y mi excitación volvió a subir peligrosamente. Y ni siquiera podía tocarlo, y mucho menos seguir pajeándolo.

Mi Señora se acercó y me agarró del pelo. Puso mi cabeza en su entrepierna y empujó. Estaba mojada por sus jugos y yo no podía respirar. Las pelotas empezaron a retraerse y mi verga empezó a temblar. Mis manos solo tocaban el aire.

"Tres… dos…" con pasaba mi rostro por su cuña húmeda sin soltar un mechón pelo, "uno…""¡Ahora!"

Ella sacudió mi cabeza que pudiera tomar aire, y en ese mismo instante comencé a rociar sobre sus piernas extendidas, arrodillado, con mis manos en el gesto involuntario de alguien que ha llegado a la meta. La intensidad y cantidad del orgasmo me sorprendieron. Me derrumbé en el suelo y respiré hondo.
 
Ella apagó el vibrador, me tomó del mentón y me miró a los ojos haciendo un gesto hacia el baño para que fuera a lavarme.
 
Unos minutos después, volví del baño con un trapo para limpiar lo que había dejado en el piso, y nos sentamos uno frente al otro. Mi Señora en su cómodo sillón negro y yo arrodillado en el piso. Las nalgas ardientes sobre mis talones me recordaban dolorosamente lo que tuve que pasar hoy.

Ella sonrió: "Lo hiciste bien hoy. Aquí tienes un regalo de tu Señora".

Se inclinó hacia adelante y deslizó una pequeña taza en el piso, diciendo:

"Árnica. Y algunas otras hierbas. Para la mañana tu culito estará como nuevo.”

"Gracias, mi Señora", respiré, con la cabeza aún inclinada, "gracias por su generosidad".

"La lección de hoy ha terminado. Deja en el lugar habitual la cantidad que creas que complacerá a tu Señora lo suficiente para que ella quiera volver a verte y cierra la puerta sin hacer ruido. Tu Señora te hará saber si puedes volver a verla y cuándo. Ahora vete."

Me puse de pie y con la cabeza gacha fui hacia la puerta. “Sí, mi señora. Gracias mi Señora."

Metí un sobre detrás de la estatua del dragón al lado de la puerto, deseando en silencio que me llamara lo antes posible.

Mi señora.

Autora: Marina Deluca

¿Necesita ayuda?

Llámenos. Estamos dispuestos a responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre nuestros productos.

Enviar una consulta

Nosotros y nuestros socios necesitamos su consentimiento para utilizar cookies que nos permitan analizar el tráfico, evaluar y personalizar los anuncios. Para dar su consentimiento, pinche el botón “OK”.

Rechazar opcionales Configuración OK