18 000
clientes satisfechos
Descuento 0%

Su cesta está vacía...

Añada algún producto.

Si tiene dudas, póngase en contacto con nosotros.

Home FAQ Blog Contacto Estado de la orden
Página inicial Blog Tú puedes sorprenderme.

Tú puedes sorprenderme.

12.09.2022

"Sexo sólo con consentimiento explícito, y preferiblemente por escrito. De ambas partes. Bueno, esa es la noticia, estás bromeando", Pedro negó con la cabeza. Los chicos asintieron con la cabeza.

“El mundo se está yendo a la mierda,” suspiró Martín, “ya no es como antes. Ahora, uno casi tiene miedo de tocar a una chica.”

“Es un poco exagerado,” admití, “pero también los protege a ustedes, chicos.”

“¿Cómo que nos protege?” dijo Pedro riéndose, “¿acaso es posible violar a un hombre?”

“Claro que sí. Y no es nada para reírse,” insistí.

“Imagina, por ejemplo, que una mujer a la noche entra en tu habitación mientras duermes y empieza a pajearte o mamarte. Técnicamente hablando, tú no le diste tu consentimiento, así que es de-facto una violación.”

“Si fuese tan linda como tú...” empezó a decir Pedro con las carcajadas de sus amigos, “seguro que no la denunciaría. Que te despierten con una buena mamada es el sueño de todo tipo normal.”

“Bueno, por las dudas,” intenté calmarlo, “prefiero tener permiso de antemano. Una nunca sabe.”

Pedro tomó una servilleta y del bolsillo de su chaqueta sacó una pluma, empezó a garabatear, dobló la servilleta y me la dio.

"¿Qué le diste?" preguntó Martín.

“La lista de la compra, boludo,” contestó Pedro , “vamos que el río no espera.”

El día en el agua pasó como... como el agua. Por la noche, nos reunimos de nuevo en la base, cenamos, jugamos a las cartas y, poco a poco, con nuestros niveles de alcohol en sangre en aumento, uno a uno, fuimos a nuestras habitaciones.
Me quedé dormida como cada vez que vamos al río. A primera hora de la mañana nos reunimos todos para desayunar, el único que faltaba era Pedro .

Ayer se lesionó la espalda cuando movía las canoas y hoy se va a tomar el día. Al menos éso dijo Marco. Hoy a mí me tocaba hacer las compras y cocinar, así que me quedé en la base mientras los demás recorrían otro tramo del río.

Y tenía otro plan. Saqué la servilleta doblada de mi bolsillo y volví a leer las palabras que ya había leído varias veces:

“Tú puedes hacerlo cuando quieras, Cristina.”

Sonreí. Bromista.

Fui a ver si estaba bien. Fui al primer piso. Tres, cuatro, aquí está. Golpeé despacio y no hubo respuesta. Moví el picaporte. La puerta estaba abierta.

Podía ver a Pedro por la grieta. Estaba en la cama con los ojos cerrados y, por el movimiento debajo de los párpados, estaba soñando. Justo ahora.

Empujé un poco la puerta y aguanté la respiración por unos segundos. Pedro estaba cubierto por una manta fina, con su virilidad claramente visible debajo. Incluso debajo de la manta se podía ver que estaba de firme.

Me metí en la habitación y cerré la puerta en silencio. Unos pocos pasos y estaba junto a su cama. Con cuidado de no despertarlo de inmediato, me siento y levanto la manta.

Inclino lentamente la cabeza y le doy un tierno beso a su tesoro. Pedro no se mueve. Con la punta de mi lengua y mis labios, empiezo a explorarlo suavemente.
Tú puedes sorprenderme
Me la meto ligeramente en la boca, la sostengo con la mano y empiezo a chuparla despacio, con suavidad, mientras con la otra mano acaricio los adornos. Él reacciona de inmediato, endureciéndose todavía más.

Mis pezones reaccionan con la misma violencia y el calor comienza a extenderse por mi bajo vientre. Puedo sentir la mano de Pedro en mi pelo. No habla, sus ojos siguen cerrados, sólo su respiración se acelera.

Empiezo a chupar suavemente. Se me ofrece, y acepto con avidez. Huele y sabe tan bien. Y a mí me encanta mamar.

Hace mucho tiempo que le tengo ganas a Pedro . Hago un círculo con la lengua alrededor de la corona, la suelto y la vuelvo a introducir, acaricio la brida con la lengua y la recorro suavemente, explorando su elasticidad. Una y otra vez.

Tiene una piel tan suave. Alterno el agarre y la presión, jugando. Levanto los ojos. Él me observa sin palabras con una expresión de incredulidad.

Tengo unas ganas terribles y empiezo a tragar saliva despacio. Pedro comienza a ronronear suavemente. Aumento el vacío. Cierro los ojos y lo tomo más profundamente.

Tengo la boca llena. Cada vez más. La punta de la bellota comienza a golpear el paladar blando. La meto y la saco con precisión de reloj, siempre con un ligero vacío y con la lengua acariciando y vibrando desde abajo.

Me ayudo con la mano y en la raíz y con cada succión empujo suavemente. Sus piernas empiezan a temblar. Estoy tan excitada y mojada que sólo su mordaza no me hace gemir y gimotear, sólo emitir un profundo sonido gutural que aumenta las vibraciones.

Se pone aún más duro y empieza a moverse. La bellota es como una piedra. Respira fuerte y rápido. No puede soportarlo, echa la cabeza hacia atrás y gime. Y en ese mismo instante acaba.

Un jugo cálido y fragante cubre mi lengua y mi paladar. Me trago cada chorro delicadamente salado por separado, como si me estuviera muriendo de sed. Dejo a su volcán suelto en la boca para no causar dolor a su glande, ahora extremadamente sensible.

Después del último chorro, succiono muy suavemente los residuos. Entonces lo saco y le doy un ligero beso, apenas tocándolo. Miro hacia arriba. Pedro tiene las pupilas dilatadas y sigue respirando rápidamente.

El corazón casi le sale del pecho. Tomo todo ese tesoro con ambas manos y lo aprieto suavemente contra mi mejilla. Un hermoso animal recién domesticado.

Luego me levanto lentamente y disfruto de la vista de su dueño.

"Buenos días", me muerdo el labio para no reírme demasiado. "Lo siento si querías dormir un poco más. Y siento haber estropeado un bonito sueño", le guiñé un ojo.

"¿Te refieres al sueño de ser despertado por una mamada?" Me guiñó un ojo.

"Los sueños están para cumplirse", me reí.

"Tienes toda la razón. La gente se complica innecesariamente para alcanzar sus sueños. Y, sin embargo, a veces basta con tan poco".

"¿Como olvidarse de girar la llave en la cerradura?"

Entrecerró los ojos y sus comisuras empezaron a crisparse: "Como olvidarse de girar la llave en la cerradura a propósito."

Autora: Marina Deluca

Blog

Incompatibilidad anatómica

24.05.2022

¿Pene pequeño y vagina grande? ¿Vagina poco profunda y pene demasiado grande?

Artículo completo

Diosa de las mamadas

13.10.2021

Le rellenó el vaso: «Exactamente. Descríbeme, por ejemplo, tu última acción. Y no escatima en detalles. Tenemos mucho tiempo, y yo tengo mucho vino».

Artículo completo

La jefa de mi sueños

20.08.2021

«Bueno, eso es lo que tenemos por hoy» Envié el informe, cerré de golpe el portátil y me dirigí al baño. La alcachofa de la ducha silbó y las primeras gotas salpicaron el suelo. Me quité la ropa y me metí en la ducha. Bajo los chorros de agua tibia, 

Artículo completo

¿Necesita ayuda?

Llámenos. Estamos dispuestos a responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre nuestros productos.

Enviar una consulta

Nosotros y nuestros socios necesitamos su consentimiento para utilizar cookies que nos permitan analizar el tráfico, evaluar y personalizar los anuncios. Para dar su consentimiento, pinche el botón “OK”.

Rechazar opcionales Configuración OK