18 000
clientes satisfechos
Descuento 0%

Su cesta está vacía...

Añada algún producto.

Si tiene dudas, póngase en contacto con nosotros.

Home FAQ Blog Contacto Estado de la orden
Página inicial Blog Tratamiento para la resaca moral

Tratamiento para la resaca moral

09.11.2021

Cómo ha podido ocurrir esto, se preguntaba Alice hace unos días mientras cerraba la puerta detrás de Peter. Sólo necesitaba un consejo y no quería tratar el problema en público. La idea de que alguien se estuviera divirtiendo en la mesa de al lado en la cafetería escuchando su historia, lo estúpida que había sido al estrellar su coche y que no supiera en qué garaje entrar era una locura.

Era la primera vez que le ocurría y la experiencia la había dejado muy tocada. Peter insistió en que, en lugar de hablar por teléfono, prefería discutir el accidente con ella tomando un café. Así que le invitó a su casa.

¿Quién iba a saber que iba a resultar así? Al fin y al cabo, se conocían casi desde la infancia y nunca... No es que alguien le secara las lágrimas no fuera agradable, sonrió al recordar el rapidito sorpresa en el sofá, pero los amigos no duermen juntos. Y si lo pierdo ahora, pensó. Tendría que ver si no había metido la pata por completo. Marcó su número.

“Hola Alice”, respondió una alegre voz familiar, “¿te siguen molestando las sábanas?”.

"Bueno, a ti también te molestaban", reflexionó, "pero además tengo una resaca moral".

¿”Resaca moral”? Conozco un buen remedio para eso. ¿Qué haces hoy a las siete, quieres venir a mi casa?”

“Bueno...”

“Y no tiene efectos secundarios”, se rió Peter, “no te preocupes”.

Parece estar bien, pensó Alice. Tal vez estoy siendo innecesariamente tímida.

“De acuerdo, te veré a las siete”.

Cinco minutos después de las siete, llegó a su apartamento. Él abrió la puerta ,llevaba una camisa blanca desabrochada, unos vaqueros perfectamente ajustados, descalzo, con una amplia sonrisa y dos vasos con contenido dorado en la mano.

“¿Estás solo o esperas a alguien?”

“Te espera a ti, a quién más. Y directamente con la medicina en la mano, ya ves. Los primeros auxilios no deben retrasarse”.

Él le ayudó a quitarse el abrigo con la mano libre y le entregó uno de los vasos: “Son hierbas”, se río, “excelentes para las resacas. Incluso la moral”.

La cogió de la mano y la llevó al salón. Ella se quedó atónita al llegar a la puerta. Las pesadas cortinas de todas las ventanas estaban cuidadosamente corridas, dejando entrever la cálida luz parpadeante de las llamas de las numerosas velas de té de la enorme mesa de café. Una música relajante salía suavemente de la torre situada en la esquina de la habitación. Ella le miró con intriga.

“El fuego también es una medicina. Mirar las llamas ayuda a relajarse y a eliminar el estrés. Y hoy nos estamos curando”. Levantó su vaso y lo chocó con el de ella: “¡Salud!”

Alice tomó un sorbo. El calor se derramó por su garganta, y la combinación del aroma picante y sabor a miel puso una mirada de sorpresa en su rostro.

“Drambuie”, explicó. “Un poco picante para ser un licor, pero dulce y maravillosamente fragante. Como tú. Ven, sentémonos y veamos si puedo adivinar lo que te molesta. Quiero decir, si todavía te molesta”.

Alice tomó aire: “Supongo que soy estúpida, pero me preguntaba... me preocupaba si todo estaba bien entre nosotros. Me siento como...”

“Te parece raro”, se lanzó a decirle, “que dos personas que han sido amigos desde la infancia hayan hecho el amor. ¿Es eso lo que ibas a decir?”
Tratamiento para la resaca moral
Alice asintió. Le levantó suavemente la barbilla con el dedo y la miró a los ojos: “Si tuviera miedo de perderte, no lo permitiría.  Aunque sólo seamos amigos entre comillas, y como compañeros probablemente nos mataríamos. Entonces, ¿estás más tranquilo ahora?”

Alice se sintió visiblemente aliviada: “Sí, lo estoy”, dijo sonriendo, “gracias”.

Peter se inclinó hacia Alice: “Sólo tenemos una vida, y al final de ella no nos reprocharemos tanto por lo que hicimos, sino por lo que no hicimos, pero quisimos hacer”. Dejó el vaso, acarició con sus dedos la mejilla de Alice, pasó la palma de la mano por su largo cabello castaño hasta la nuca, la atrajo suavemente hacia él y sus labios se conectaron.

Con dedos ágiles, empezó a desabrochar los botones de su vestido y en unos momentos Alice estaba sin vestido y sin sujetador. Luego se volvió hacia la mesa de café, partió el mar de luces en dos con ambos brazos a la vez y las empujó hacia un lado. Antes de que Alice pudiera recuperarse, Peter la levantó y la colocó hábilmente entre ellas. Se arrodilló frente a ella y separó suavemente sus rodillas.

“Quédate quieto y no te preocupes por nada”. Le ordenó.

Calentó las palmas de las manos sobre las velas y las colocó en el interior de los muslos de Alice, justo por encima de las rodillas. Luego, lentamente, centímetro a centímetro, movió las palmas de las manos hacia su regazo. Se detuvo justo al lado. Alice levantó la cabeza y captó la sonrisa divertida de Peter.

La miró a los ojos y le levantó el borde de las bragas con los dos pulgares a la vez. De nuevo, permaneció inmóvil durante unos segundos. Se inclinó sobre su regazo y respiró sobre ella a través de sus bragas.

Al diablo, este es un semental verdadero, pasó por la mente de Alice. Se levantó para que Peter pudiera bajarle las bragas. En un solo movimiento, las tenía enrolladas a la altura de los tobillos mientras la cabeza de Peter reposaba en su regazo. Él apretó suavemente sus labios contra los de ella y empezó a explorarlos con la punta de la lengua mientras se quitaba los pantalones y se sacudía con cuidado la camisa de los hombros. 

Alice gruñó y le revolvió el pelo. Peter se bajó los pantalones y comenzó una intensa exploración en profundidad. Alternó los besos con largas pasadas de lengua, chupando suavemente su clítoris y soltándolo de nuevo. Lentamente, como si las ondas del lago lavaran la orilla, cruzó la lengua sobre la protuberancia, deslizó la punta de la lengua hacia adentro y regresó, extendiendo sus velos entre los labios y volviendo a la creciente guardiana en la parte superior.

La chupó como un jugoso melocotón. Estaba al rojo vivo, exquisitamente mojada. Le gustaría tenerla dos veces. Una vez para lamerla, y otra para su palo duro e impaciente. A Alice le temblaron las rodillas.

Con un gesto le indicó a Peter que acercara su cabeza. Peter comprendió, agarró las caderas de Alice, la atrajo hacia él y la empaló en un movimiento fluido. Rodeando su cintura con las piernas, se apoyó en la mesa y se levantó lentamente. Alice se aferró a él y le rodeó el cuello con los brazos. Pasó con cuidado alrededor de las velas encendidas, se dirigió a la pared y se clavó en Alice como una mariposa.

Tras un par de empujones, se sentó suavemente a horcajadas sobre ella y la llevó, empalada, al dormitorio. La tumbó con cuidado en la cama y continuó con lentos y prolongados empujones.

Cuántas veces a lo largo de los años había imaginado hacer exactamente eso. Tenerla debajo de él, amasar y besar sus pechos, apretar sus pezones y follarla... Agarró el brazo de Alice y la empujó suavemente hacia la cama. Para su sorpresa, descubrió que no podía moverse ni un centímetro sin que el esfuerzo le causara dolor. Estaba completamente a su merced. Eso la excitó aún más.

Peter lo sintió. Le soltó la mano, rodó fuera de ella y le levantó las piernas para que sus tobillos quedaran sobre sus hombros. Rápidamente buscó a tientas una almohada suelta, levantó el culo de Alice y la penetró una y otra vez.

Alice rodó la cabeza en la almohada y gimió suavemente. Peter le agarró las caderas con firmeza y empezó a empujar con más fuerza. Los ojos de Alice comenzaron a oscurecerse. Quitó las piernas de sus hombros y las puso de lado. Se arrodilló a horcajadas sobre su pierna inferior extendida, levantó la pierna superior doblada, se montó encima, se quedó dentro y se balanceó ligeramente.

Alice cogió puñados de la sábana y gimió suavemente. Una sensación la inundó como si tuviera varios Peter dentro de ella a la vez.

Comprobó con los ojos que no le dolía. No. Lo estaba disfrutando. Más. Y más. Vamos, chica, vamos a la final. Le dio la vuelta y la levantó. Le cogió un puñado de pelo y empezó a follarla por detrás. La montó con fuerza como un caballo de carreras. Sus pechos se balanceaban al ritmo de sus bolas cada vez más sensibles.

Ella fluía como una montaña rápida y el sonido de su acción estaba volviendo loco a Peter. Alice clavó los dedos en la almohada y empezó a respirar de forma intermitente. Sus brazos se doblaron con las primeras sacudidas.

Peter siseó. Su estómago estaba lleno a reventar y las contracciones orgásmicas de Alice acabaron con él. Con una última contracción, Alice se lanzó de golpe, rodó sobre su espalda y bajó. Justo a tiempo para mirar hacia arriba. Peter se alzaba sobre ella, con su magnífica polla apuntando entre sus pechos.

Consiguió las dos primeras ráfagas justo entre ellas, y con la siguiente fue a su encuentro y se lo llevó a la boca. La atrajo suavemente hacia él, le sujetó la cabeza y la dejó tragar. Le chupó la última gota, le besó en la punta del glande y sonrió.

“Tercera medicina”, le guiñó un ojo, “y la mejor de todas”.

"Para una amiga especial", le devolvió el guiño, "la tendré lista en cualquier momento".

Autora: Marina Deluca
 

¿Necesita ayuda?

Llámenos. Estamos dispuestos a responder a cualquier pregunta que pueda tener sobre nuestros productos.

Enviar una consulta

Nosotros y nuestros socios necesitamos su consentimiento para utilizar cookies que nos permitan analizar el tráfico, evaluar y personalizar los anuncios. Para dar su consentimiento, pinche el botón “OK”.

Rechazar opcionales Configuración OK